Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amor’

Un hombre, su caballo y su perro caminaban por un sendero. Al pasar cerca de un árbol gigantesco, cayó un rayo, y los tres murieron fulminados.

Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había dejado este mundo, y siguió caminando con sus dos animales (a veces a los muertos les lleva un tiempo ser conscientes de su nueva condición…)

La caminata se hacía muy larga, colina arriba, el sol era terrible, y todos terminaron sudados y sedientos. Necesitaban desesperadamente agua. En una curva del camino, avistaron una puerta magnífica, toda de mármol, que conducía a una plaza adoquinada con bloques de oro, en cuyo centro había una fuente de donde manaba un agua cristalina.

El caminante se dirigió al hombre que guardaba la entrada:

Buenos días. ¿Qué lugar es éste, tan bonito?

– Esto es el cielo.

– Pues qué bien que hemos llegado al cielo, porque nos estamos muriendo de sed.

– Usted puede entrar y beber toda el agua que quiera.

– Mi caballo y mi perro también tienen sed.

– Lo siento mucho, pero aquí no se permite la entrada de animales.

Al hombre aquello le disgustó mucho, porque su sed era grande, pero no estaba dispuesto a beber él sólo; dio las gracias y siguió adelante. Tras mucho caminar, ya exhaustos, llegaron a una finca que tenía por entrada una vieja portezuela que conducía a un camino de tierra, bordeado por árboles en sus dos orillas.

A la sombra de uno de los árboles, había un hombre tumbado, con la cabeza cubierta con un sombrero, aparentemente durmiendo.

-Buenos días – dijo el caminante.-Tenemos mucha sed, mi perro, mi caballo y yo.

-Hay una fuente en aquellas piedras – dijo el hombre señalando el lugar -. Pueden beber cuanto les plazca.

El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y mataron su sed. A continuación, regresó para dar las gracias.

-A propósito, ¿cómo se llama este lugar?

-Cielo.

-¿Cielo? ¡Pero si el guarda de la puerta de mármol dijo que el cielo era allá!

-Eso no es el cielo, es el infierno.

El caminante se quedó perplejo.

-¡Pero ustedes deberían evitar eso! ¡Esa falsa información debe causar grandes trastornos!

El hombre sonrió:

-De ninguna manera. En realidad, ellos nos hacen un gran favor. Porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a los mejores amigos…

Paulo Coelho, en “El demonio y la Srta. Prym”

Read Full Post »

El mensaje del agua

El lunes pasado tuve el privilegio de poder asisitir, sentado en primera fila  junto con mi Mujer Amada, a una conferencia del dr. Masaru Emoto, científico japonés dedicado a descubrir y difundir los mensajes ocultos del agua.

Para los que no conocen su obra y sus ideas, les presento un corto al respecto, extraído del documental “¿Qué #@!&! (insertar palabrota) sabemos?”

Les confieso que, como Ingeniero en alimentos, las demostraciones del dr. Emoto se me antojan inconsistentes y arbitrarias. Al mismo tiempo, el otro hemisferio de mi cerebro se la pasa susurrándome al oído, (parafraseando a Willie Shakespeare): “Hay más cosas entre el cielo y la tierra, Marcos, de las que sospecha tu filosofía.” Así que sigo tratando de mantenerme abierto a las posibilidades.

Sí me siento obligado a compartir con ustedes mi admiración por la valía personal de este doctor japonés, que siendo criticado, denostado y ridiculizado por la comunidad científica mundial, ha logrado recorrer el planeta entero con su mensaje, dando más de 1000 conferencias en 10 años, publicando libros en más de 40 idiomas, llegando hasta las Naciones Unidas con su prédica incansable de paz, esperanza y armonía con la naturaleza y la vida.

Cuando le preguntan cuál es la palabra que mayor efecto beneficioso tiene sobre la estructura cristalina del agua, él responde con admirable sencillez: “La combinación de dos palabras: AMOR y GRATITUD. AL igual que el ying y el yang, la molécula de agua está compuesta por dos átomos diferentes, que simbolizan la unión complementaria de dos opuestos: para mí, el hidrógeno es la gratitud, y el oxígeno es el amor. Dos medidas de gratitud por cada medida de amor.”

Dos partes de gratitud por cada parte de amor. Uno puede adherir a este tipo de teorías sin necesidad de pruebas científicas.

El objetivo del dr. Emoto es imprimir 650 millones de copias de su libro “El mensaje del agua” para repartirlas gratuitamente a 650 millones de niños, con la esperanza de que esta nueva generación valore el agua y el mensaje de amor a la vida que nos trae. Si lo desean, pueden descargar el libro, en su versión para niños, desde aquí. (hacer click con el botón secundario del mouse y seleccionar “guardar destino como…”)

Read Full Post »

Alec Oxenford, tecnoemprendedor serial argentino cuyo blog recomiendo a cualquiera que le interese la tecnología y el entrepreneurship, muestra en su más reciente post este video.

Creo que las palabras sobran.

Read Full Post »