Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 octubre 2008

Durante nuestras vidas, los vientos de las circunstancias soplan para nosotros en un flujo continuo que afecta todos los aspectos de nuestro ser.

Todos experimentamos las ráfagas de los vientos de la desilusión, la desesperanza, la tristeza o el infortunio. Porqué entonces, cada uno de nosotros, en nuestro propio barco individual de la vida, partiendo todos del mismo puerto, con el mismo destino en mente, llegamos a destinos tan diferentes al final de la jornada? No hemos sido TODOS expuestos a los mismos vientos de las circunstancias y zarandeados por las turbulencias del descontento?

Lo que nos guía hacia diferentes destinos en la vida está determinado por la forma en que elegimos orientar nuestra vela. La forma en que pensamos marca la diferencia en cuanto al destino al que arribamos. La diferencia principal está en la orientación de la vela.

Las mismas circunstancias nos ocurren a todos. Todos tenemos desilusiones y desafíos. Todos sufrimos reveses y momentos   en que, a pesar de nuestros mejores planes y esfuerzos,  las cosas parecen desmoronarse. Las circunstancias desfavorables no están reservadas solamente para los pobres, los ignorantes o los desamparados. Tantos los ricos como los pobres tienen problemas conyugales. Tanto los ricos como los pobres sufren los mismos desafíos que pueden llevar a la ruina financiera y la desesperanza personal. En el análisis final, no es lo que pasa lo que determina la calidad de nuestras vidas, es lo que elegimos hacer cuando nos hemos esforzado en ajustar nuestro velamen para después descubrir que, después de tanto trabajo, el viento ha cambiado la dirección.

Cuando los vientos cambian, nosotros debemos cambiar. Debemos luchar para ponernos nuevamente de pie una vez más y reorientar la vela de forma tal que nos lleve al destino que deliberadamente hemos escogido. La forma en que orientamos la vela, la forma en que pensamos, respondemos y actuamos tiene mayor capacidad de destrucción que cualquier desafío que podamos enfrentar. La capacidad y la rapidez de respuesta ante la adversidad es mucho más importante que la adversidad en sí misma. Una vez que nos disciplinamos para entender esto, fácilmente sacaremos la conclusión de que el gran desafío de nuestra vida es controlar nuestros propios pensamientos.

Aprender a reorientar la vela cuando los vientos cambian en vez de abandonarnos a ser empujados en una dirección azarosa que nosotros no hemos deliberadamente escogido requiere el desarrollo de un hábito enteramente nuevo. Involucra el ponerse a trabajar para establecer una poderosa filosofía personal que le ayudará a influenciar positivamente todo lo que hacemos y todo lo que pensamos y decidimos. Si podemos tener éxito en este valioso cometido, el  resultado será un  cambio en el curso de nuestros ingresos, relaciones y estilo de vida, y un cambio en la forma en que sentimos sobre el valor de las cosas y los tiempos de desafíos. Si podemos alterar la forma en que percibimos, juzgamos y decidimos acerca de los asuntos principales de la vida, sólo entonces podremos cambiar en forma dramática nuestras vidas.

Read Full Post »

Read Full Post »

En el día 15 de octubre, todos los bloggers del mundo tratan de “enfocar” la discusión de la blogosfera hacia un tema global. Este año es la pobreza.

Si te interesa participar en concreto para aliviar la pobreza de nuestro país, te sugiero que comiences por aquí.

Read Full Post »

Alec Oxenford, tecnoemprendedor serial argentino cuyo blog recomiendo a cualquiera que le interese la tecnología y el entrepreneurship, muestra en su más reciente post este video.

Creo que las palabras sobran.

Read Full Post »

Si siempre quisiste escribir algo – guiones, articulos, cuentos, novelas, blogs – pero estás trabado, este taller concreto, corto y súper efectivo de mi amigo Alejandro Rozitchner es justo lo que el médico te prescribió.

Taller de proyectos de escritura (para los que quieren escribir y se traban en el camino, o no logran empezar nunca…)

A mí me sirvió un montón, por eso lo recomiendo.

Dice Alejandro:

“Ilustré este post con una imagen de la tumba de Borges y podemos tomarlo de dos formas: como un homenaje a alguien que jugó con la escritura apasionadamente y logró obras llenas de vida, o como un recordatorio de que Borges está muerto y ahora nos toca a nosotros…”

Read Full Post »

Este es un artículo aportado por un amigo, el coach español José María Garteiz.

La Real Academia define el sabotaje como una “oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas, etc.“  Y si hablamos de disimulo… ¡quién mejor que uno mismo para que no te des cuenta de nada!

Así que podemos entender el autosabotaje como la oposición de “mi yo más interno” contra mis proyectos, decisiones, ideas, etc..  ¡Qué locura! – podrá decir más de uno.  Sin embargo ¿no te ha pasado alguna vez que…

  • … te apuntas a un gimnasio, pero vas un día o no vas en absoluto?
  • … quieres adelgazar unos kilos, pero rompes el régimen comiendo cualquier cosa?
  • … deseas cambiar de trabajo, pero no envías el currículo a las empresas que te interesan?
  • … postergas decisiones, aunque sabes que así pierdes oportunidades y el tiempo sigue pasando?

¡Eso es autosabotaje!  ¿Y cuáles son las causas más frecuentes?

  • La fuerza del hábito: para llegar puntual a mis citas no tengo que salir con el tiempo justo de casa y debo prever las incidencias del tráfico, por lo tanto debo cambiar mis hábitos.
  • Comodidad: es más cómodo no hacerlo, además no veo la satisfacción que me proporcionaría cambiar en el corto plazo.
  • Miedos: mis inseguridades y baja autoestima evitan que le pida salir a la chica que me gusta y así no recibo un “no” por respuesta, el cual me podría hundir aún más en la miseria.
  • Culpabilidad: es que realmente “no me lo merezco“.
  • Pérdidas que conlleva: quiero dejar la relación, pero no lo hago porque entonces perdería a mi pareja y todo lo que conlleva una relación.
  • Necesidades básicas no satisfechas: mi falta de cariño es tan grande que prefiero estar enfermo para seguir recibiendo atención y cariño.

El autosaboteador actúa impidiendo la conducta deseada con diversas tácticas, algunas de las cuales menciono a continuación:

  • nos hace racionalizar las cosas para restar valor a nuestro objetivo;
  • nos busca satisfacciones a corto plazo;
  • nos hace olvidadizos, no somos capaces de retener la información que le molesta;
  • nos convence de que el objetivo es una meta inalcanzable y… ¡menudo esfuerzo!;
  • nos hace sentirnos incapaces, así que ¡para qué intentarlo!

Y tu autosaboteador ¿cómo funciona?

Read Full Post »

Read Full Post »

Older Posts »